New York Pass: ¿vale la pena?

Luego de sacar los pasajes para la ciudad que nunca duerme, lo siguiente que comenzamos a analizar fue si valía la pena comprar el New York Pass. Revisamos la lista de atracciones que ofrecía, luego miramos las que nos interesaban y cuánto valían por separado. Llegamos a la conclusión que para este viaje nos convenía ampliamente sacarlo ya que teníamos pensado visitar una gran cantidad que por separado costaban más caras y decidimos que un pase de 5 días sería suficiente.

Luego está la opción de sumarle el Hop-on Hop-off Bus que es el colectivo de dos pisos (segundo piso sin techo) que hace un recorrido de todo Manhattan (hay algunos tours hasta Brooklyn también) y tiene varias paradas en lugares turísticos. Como ya era nuestro tercer viaje a NY no nos interesaba así que lo descartamos. Para un primer viaje a esta ciudad, lo recomiendo ampliamante, especialmente para usarlo los primeros días ya que es muy útil para conocer rápidamente los lugares más importantes de la ciudad.

Para saber la cantidad de días que vamos a necesitar, tenemos que decidir qué atracciones vamos a querer visitar así que es recomendable armar un calendario realista. Aunque son las menos, hay que tener en cuenta que algunas atracciones requieren reserva previa. Por ejemplo, esta vez queríamos hacer el tour “Food on foot” y el mismo se debe reservar dejando datos de una tarjeta de crédito que se usa para cobrarnos únicamente en caso de no presentarse ya que de lo contrario NY Pass no le paga al tour por las entradas de las personas que no van.

Lo compramos online y lo retiramos en Manhattan en una de las tiendas autorizadas que nos quedaba cerca. El pase se activa la primera vez que se usa y es por día calendario así que no vale la pena activarlo a la tarde/noche porque será un día prácticamente desaprovechado.

Deja tu comentario