La Gran Muralla

Muralla-web

Muralla 6-webUna de las atracciones obligadas de Beijing la Gran Muralla. Ahora que la conocimos, diría que la principal. Contratamos desde Buenos Aires un tour privado en Great Wall Hiking, ya que no queríamos estar en un grupo grande de gente con horarios prefijados que nos apuraran a la hora de tomar alguna foto o simplemente quedarnos boquiabiertos con un paisaje, y elegimos la opción de 5 horas (9,5km) que va desde un tramo de la muralla que no fue restaurado, Jiankou, hasta el siguiente tramo hacia el este que sí lo fue, Mutianyu.

La muralla fue construida para defender la capital china, Beinjing, de las invasiones de los Mongoles y otros pueblos del norte, en las dinastías que no fueron fundadas por Emperadores de esos pueblos, por eso es que las secciones que recorrimos tienen torres de vigilancia cada 100 metros aproximadamente, cuando en el resto las tiene cada 200. Gran parte de la que todavía está en pie fue construida en la dinastía Ming.

Cheney, nuestro guía, nos pasó a buscar por el hotel a eso de las 8:30hs con el chofer y nos contó cómo iba a ser nuestro recorrido. Cuando se enteró que éramos desde Argentina, nos dijo que es fan de “the Messi”. Viajamos una horita y pico hacia el norte de Beijing hasta el pueblo de Jiankou, al norte de la Muralla, del lado “enemigo”. El pueblo es super humilde con algunas granjitas y muchas gallinas. Durante el verano hay muchos hostels y posadas para la gente que hace varios días de trekking, pero a mediados de noviembre ya no había ninguna abierta.

Empezamos a subir la montaña con una llovizna bastante persistente, el suelo parecía de chocolate fundido y hacía frío, cerca de los 0 grados. A los 45 minutos de caminata, subimos una escalera hecha de ramas hasta una torre de vigilancia.Estábamos en la muralla pero no veíamos más que unos metros hacia adelante por la niebla tan espesa! Nos comimos una banana y un snicker que nos dio Cheney y nos mostró una foto del paisaje increíble que hubiéramos podido ver desde ahí sin la niebla.Muralla 1-web

Seguimos hacia el este sobre lo que parecía un puente con árboles y plantas por todos lados. En esta parte la muralla no tiene paredes enteras, se fueron cayendo y la gente fue sacando piedras para construir. Los árboles frutales suponen que fueron creciendo por las mismas frutas que comían los guardias. Muralla 2-web

Durante las 2 horas de caminata por esta sección el camino fue bastante plano, con algunos altibajos complicados con la llovizna y el mal estado del piso. Llegamos a una torre de vigilancia más grande, donde había un señor que vendía agua, gaseosas y cintitas de la buena suerte para colgar en los árboles, así se terminaba la parte antigua, que nos despidió con un poco de nieve. Empezamos a bajar, por pisos de piedra nuevos, con paredes a los costados y algunos turistas dando vueltas.

Muralla 3-web

De a poco la niebla fue amainando y, de repente, vimos el resto de Mutianyu. La recorrimos por otras 2 horas, subiendo y bajando escaleras super empinadas, las vistas eran impresionantes y nuestras piernas ya no daban más! La sensación es completamente diferente, ya que en esta sección hay cámaras de seguridad, carteles con indicaciones, tachos de basura, gente vendiendo souvenirs.

Terminamos el tour bajando por otras escaleras hasta la base de Mutianyu, donde un micro te lleva al “pueblo”, que es un complejo de restaurantes y tiendas de recuerdos. Almorzamos con Cheney comida típica del lugar y todo el camino de vuelta a Beijing lo hicimos durmiendo.

Muralla 4-webMuralla 5-web

 

Deja tu comentario